Humedad por Capilaridad

Humedad por capilaridad

¿Qué es la Humedad por Capilaridad en Paredes?

La humedad por capilaridad en paredes se produce cuando la humedad del suelo sube por las paredes por acción capilar. Esto significa que el agua del suelo asciende a través de pequeños conductos en los ladrillos llamados «capilares» (llega a alcanzar una altura de 1,5 mts). Esta humedad contiene sales que también suben por la pared y se acumulan en la superficie afectada.

Alrededor de la pared afectada hay otros materiales de construcción porosos, como el yeso y la madera, que se encuentran en las tablas del suelo, las vigas y los zócalos.

Estos materiales también absorberán fácilmente el agua del suelo y es posible que encuentre indicios de podredumbre húmeda en la madera, lo que hace que este tipo de humedades en casa se convierta en un problema si penetra en materiales o acabados vulnerables, especialmente en las partes habitadas de la propiedad.

Por lo general, la humedad por capilaridad en paredes se percibe primero por los daños que causa en las paredes interiores de una casa. El yeso y la pintura pueden deteriorarse y el papel tapiz tiende a aflojarse.

A menudo, una característica típica de la humedad en paredes por capilaridad, es la aparición de una mancha visible en la pared en forma de marca de agua en el punto al que ha llegado el agua del suelo. También es posible que aparezcan sales en la superficie interior.

Esto es algo que a menudo se asocia con la humedad ascendente y provocará el desprendimiento de las pinturas e incluso del yeso. En el exterior, el mortero puede desmoronarse y pueden aparecer manchas blancas de sal en las paredes.

Causas de la Humedad por Capilaridad

La humedad por capilaridad es un problema común en propiedades antiguas que rara vez se ve en las nuevas construcciones. Por lo general, cuando una propiedad muestra síntomas, es porque la capa de protección contra la humedad (DPC) se ha deteriorado, pero no siempre es así, dependiendo de la ubicación y el entorno de la construcción.

La humedad en las paredes puede llegar hasta 1,5 m de altura antes de que la gravedad impida que el agua suba más.

Sin embargo, esto no significa que los efectos de la humedad por capilaridad empiecen y terminen ahí, ya que los depósitos de sal pueden aparecer más arriba como resultado de los revestimientos no transpirables de las paredes, como el papel tapiz, el yeso, la pintura y el enlucido.

Diagnosticar el problema correctamente es vital, de lo contrario, cualquier trabajo de reparación llevado a cabo será una completa pérdida de tiempo y dinero.

1- Protección contra la humedad dañada

La razón principal por la que las propiedades sufren de humedad por capilaridad es debido a la capa antihumedad dañada. Dependiendo de la antigüedad de la vivienda, esto puede deberse a que el material utilizado no tiene la misma calidad que los actuales.

La pizarra, por ejemplo, era un material popular por ser resistente al agua. Sin embargo, la pizarra puede ser propensa a agrietarse debido al movimiento del suelo y al asentamiento de la construcción a lo largo de los años, por lo que su esperanza de vida no es tan larga como la de los materiales sintéticos actuales, que están diseñados para durar más tiempo y moverse con ligeros cambios en el nivel del suelo.

2- Capa antihumedad mal hecha

Al igual que la protección antihumedad dañada, una capa antihumedad mal hecha puede provocar la aparición de humedad por capilaridad. Si una inyección química no se aplica correctamente, dejará la capa penetrable y, por tanto, totalmente inútil.

Por este motivo, es importante recurrir a los servicios de un profesional especializado con referencias, ya que podrías acabar pagando dos veces: una vez por el trabajo inicial de mantenimiento, y otra vez para arreglar el trabajo mal realizado.

3- Ausencia de capa antihumedad

Esto sucede en edificaciones antiguas, sin ningún tipo de protección contra la humedad por capilaridad. A raíz de esto, el agua puede subir libremente por los poros de la pared, lo que puede poner en peligro la estructura y, con ello, la seguridad de la vivienda, especialmente si en la construcción se utilizaron maderas que comienzan a debilitarse.

El aumento de los niveles de humedad corre el riesgo de que se pudran las vigas estructurales de madera en contacto con los cimientos de la propiedad, lo que puede causar graves daños.

4- Capa antihumedad puenteada

En el caso de una capa antihumedad con puente, los efectos son muy parecidos a los de no tener ninguna protección, Esto se debe a que, aunque la capa antihumedad en sí misma puede estar perfectamente bien, la humedad tiene una derivación y puede entrar en la propiedad por encima de ella.

Esto sucede cuando el nivel del suelo externo, como cualquier jardín, patio o camino de entrada contiguo, se ha elevado por encima de la capa protectora, Esto puede ocurrir a lo largo de muchos años y, de nuevo, es un problema que se da sobre todo en las construcciones más antiguas.

Cuando la capa antihumedad está por debajo del nivel del suelo, no hay nada que impida que la humedad del suelo suba por las paredes de la propiedad. Si la protección está en buenas condiciones y no requiere ningún mantenimiento, el problema de la humedad ascendente puede rectificarse sin necesidad de realizar ninguna obra en el interior de la vivienda.

Bajar el nivel del suelo exterior contiguo a la vivienda debería solucionar el problema, ya que la capa antihumedad dejará de estar puenteada y, por lo tanto, la humedad deberá penetrar en la barrera para ascender a través de la mampostería; sin embargo, las sales del suelo pueden haber contaminado ya el yeso interior.

Las sales que presenta la humedad por capilaridad son higroscópicas, permanecerán en el yeso y seguirán absorbiendo la humedad por condensación de la casa.

5- Fallo en el sistema de drenajes

Otra causa de humedad en las paredes por capilaridad es el drenaje defectuoso del suelo y de la superficie. Esto está presente en muchas propiedades debido a una combinación de factores como el aumento del nivel del suelo, el fallo de los sistemas de drenaje del suelo y el aumento del uso de hormigón o de acabados alrededor de los edificios sin tener en cuenta las pendientes de drenaje.

6- Ubicación

Aunque la ubicación de la vivienda en sí no es la causa de la humedad por capilaridad, el aumento de los niveles de humedad sí puede serlo. Si la ubicación geográfica de la propiedad suele tener un nivel de precipitaciones superior a la media, esto puede ser un factor que contribuya, ya que habrá más humedad en el suelo.

Lo mismo puede decirse de las propiedades situadas cerca de un río, ya que estas zonas serán más susceptibles de sufrir inundaciones.

Señales de humedad por capilaridad

Existen algunos signos evidentes que pueden indicar te que tu vivienda sufre de humedad por capilaridad en paredes sin necesidad de la ayuda previa de un perito. Identificar los signos con antelación te ayudará a poder solucionar la humedad por capilaridad lo antes posible.

1- Manchas de salitre en las paredes

Uno de los signos más comunes de humedad por capilaridad son las manchas de salitre. Estas manchas son causadas por la evaporación de la humedad y el ascenso de la sal de la pared que ha subido desde el suelo.

Al evaporarse el agua, quedan depósitos de la sal que contiene esa agua que asciende desde el suelo. Pueden ser visibles desde la parte inferior de la pared hasta aproximadamente un metro y medio más arriba.

2- Manchas de humedad en los muros

Si tu vivienda presenta manchas de humedad en las paredes, es muy posible que la causa sea la humedad por capilaridad. Si las manchas de humedad sólo se encuentran en la zona inferior de la pared y se trata de la planta baja de la vivienda, podría tratarse de humedad por capilaridad.

La humedad ascendente afectará a las paredes de tu propiedad si no hay una capa antihumedad o si hay una mal hecha.

La humedad por capilaridad no puede producirse en ninguna planta de la vivienda que no sea la planta baja. Si el problema se encuentra en el piso de arriba, es probable que se trate de otro tipo de problema de humedad (probablemente humedad por condensación).

3- Sales higroscópicas en el revoque

La acción capilar es lo que permite que la humedad suba por la mampostería. A medida que la humedad asciende desde el suelo y sube por la estructura de la pared, la humedad contiene sales del suelo y estas sales migran al interior de la propiedad y afectan al yeso y a la decoración.

Estas sales se denominan sales higroscópicas, y atraen la humedad de la atmósfera (especialmente en humedades relativas superiores al 75%) provocando aún más problemas de humedad en la pared.

Esto puede dar lugar a que las paredes se sientan húmedas al tocarlas. Cuando la humedad de la pared se evapora, las sales salen a la superficie y a veces pueden verse como un depósito blanco en la superficie.

Si la humedad de tu pared está causada por la humedad por capilaridad, la pared también se verá afectada por la humedad causada por las sales higroscópicas y éstas también deben ser tratadas durante los trabajos de reparación para solucionar problemas de humedad por capilaridad.

4- Papel tapiz o pintura desprendidos

Otro de los signos clave de la humedad ascendente es el papel tapiz despegado o la pintura descascarillada. El aumento de la humedad puede hacer que el papel tapiz o la pintura se despeguen de la pared. Esto puede ser más notable alrededor de los zócalos o apenas arriba de ellos.

En estas circunstancias, el papel tapiz tenderá a despegarse primero justo por encima del zócalo, con los bordes curvándose hacia fuera de la pared.

Sin embargo, el papel tapiz o la pintura que se desprende también puede apuntar a un problema de condensación, por lo tanto, es necesario realizar un diagnóstico preciso para garantizar que se aplique la solución adecuada para resolver el problema.

Una de las formas más fiables para determinar la diferencia entre humedad por condensación y humedad por capilaridad es comparar la humedad en el contenido de las muestras de la mampostería, o mejor aún del mortero, desde la profundidad del muro y cerca de la superficie interior del mismo; las muestras del interior del muro no estarán húmedas si la condensación superficial es la única causa.

5- Yeso escamado o burbujeante

Si el yeso se escama o burbujea, se desprende o se desintegra como polvo, esto sugiere que tu vivienda podría estar sufriendo un problema de humedad que puede ser humedad de paredes por capilaridad.

La humedad ascendente puede hacer que el yeso de las paredes se deteriore y se debilite significativamente y, en ocasiones, se desprenda de la pared. El daño puede ser significativo y costoso de arreglar si no se soluciona lo antes posible.

6- Zócalos y pisos deteriorados

Si el problema de la humedad por capilaridad en tu propiedad se ha dejado sin tratar durante un tiempo considerable, los zócalos y pisos pueden empezar a deteriorarse. Esto se debe a que el exceso de humedad afecta a las maderas provocando la germinación de hongos.

Al igual que muchos tipos de humedad, la humedad ascendente puede desencadenar un ataque de podredumbre a las maderas con las que entra en contacto directo.

7- Olor a humedad y moho

Una de las señales de humedad más fáciles de detectar es el olor característico de la humedad en la vivienda. Incluso si no puedes ver la humedad en tu propiedad, a menudo puedes olerla. La humedad suele tener un olor característico desagradable y almizclado.

8- Moho negro

La aparición de moho negro en la parte inferior de la pared es un signo evidente de que esa zona sufre de humedad. Si el moho negro está presente, significa que tienes un problema de humedad por condensación.

Sin embargo, si el problema se produce en la parte inferior de las paredes de la planta baja, esto también podría indicar que tu propiedad podría sufrir de humedad ascendente, y esto requeriría ser revisado por un profesional especializado.

9- Oxidación de los herrajes

La exposición a niveles excesivos de humedad durante un periodo de tiempo prolongado provocará la aparición de óxido en el hierro y el acero de los herrajes que no tengan protección. La pérdida de estabilidad de los elementos de herraje de hierro y acero como consecuencia de la oxidación puede hacer que la propiedad sea considerablemente menos segura. La integridad estructural de la propiedad puede verse seriamente afectada como resultado de la oxidación y pérdida de eficacia de estos elementos, como los anclajes de las paredes huecas de la propiedad y bisagras de puertas.

10- Ladrillos y morteros de juntas desmoronados

La humedad por capilaridad puede afectar gravemente a la superficie interna y externa de las paredes de la planta baja. Los ladrillos y el mortero que se desmoronan pueden ser costosos de arreglar.

Los ladrillos o el mortero sueltos o desmoronados causados por la humedad por capilaridad pueden volverse muy porosos y permitir que la humedad penetre a través de la mampostería, lo que puede provocar más daños en las paredes interiores.

Afortunadamente, el deterioro de los ladrillos o del mortero puede ser fácil de detectar. Cuando inspecciones la mampostería o ladrillo exterior, comprueba cómo están las juntas de cemento.

Si observas que el mortero se está desmoronando o que la superficie de los ladrillos se está rompiendo, es un claro indicio de que la mampostería se está deteriorando a causa de la humedad y los depósitos de sal. En las fases más avanzadas, el mortero podría faltar casi por completo en las juntas.

Consecuencias de la Humedad Capilar en Paredes

Los materiales de construcción, como el hormigón, los áridos y la arena, son porosos y permiten que las moléculas de agua suban debido a la acción capilar. Esto crea un anillo de humedad en la base de las construcciones o estructuras, incluyendo las paredes laterales, debido a la acumulación de agua capilar.

La humedad capilar en ascenso suele llevar minerales o sales (sulfatos, cloruros, compuestos de amonio) del subsuelo y reacciona con los materiales de construcción utilizados para la subestructura o los cimientos, lo que puede debilitar la estructura debido al deterioro.

Deterioro en la estructura de la construcción

Los tubos capilares son cavidades estrechas y alargadas con un diámetro interno muy pequeño. La succión capilar permite que los materiales porosos (materiales de construcción) absorban la humedad contra la gravedad hasta varios centímetros sobre el ras del piso.

El ascenso de la humedad a través de la succión capilar es bastante lento, sin embargo, puede causar graves problemas en una edificación o estructura. La velocidad de la humedad ascendente cambia de acuerdo con los cambios estacionales.

En la temporada de lluvias, la humedad ascendente es mayor en comparación con los veranos. Las moléculas de agua probablemente lleven sales o minerales (si el lugar está cerca de zonas costeras) y eso puede reaccionar con los materiales de construcción y provocar pérdida de resistencia del hormigón y los ladrillos, corrosión de la armadura, etc. El agua suele llevar sales disueltas y puede acumularse en la capa de ladrillos.

Este asentamiento blanco y cristalino de las sales se denomina sub eflorescencia que daña aún más los ladrillos y el mortero.

La presencia de agua en la capa de ladrillos o en la pared puede debilitar el mortero o el yeso y provocar su deterioro. En el caso de las paredes exteriores, el agua puede evaporarse rápidamente. Pero más tarde provoca un desprendimiento y crea un ambiente desagradable en el interior de las habitaciones.

En el caso del hormigón, la humedad capilar en paredes puede causar problemas de durabilidad y resistencia a largo plazo.

La mayor parte del deterioro causado en el hormigón se debe a la acumulación de sales procedentes del agua. Las sales (cloruros) pueden reaccionar con el hormigón y la armadura de su interior en presencia de oxígeno,  desencadenando una corrosión que provocará la expansión de las barras de la armadura debido a la oxidación.

El cambio de volumen de estas barras acaba rompiendo el hormigón y su armadura. En el caso de los cimientos, ocurrirán problemas similares si están sometidos a la humedad capilar. Las barras de refuerzo oxidadas estallan gradualmente reduciendo la cubierta de hormigón.

Del mismo modo, se producen grietas en el hormigón, lo que afecta significativamente a la resistencia y la durabilidad de la estructura.

Problemas de Salud

La humedad en la superficie de las paredes, sobre todo en combinación con la condensación, permite el crecimiento de moho tanto en la superficie como en el interior de materiales porosos o fibrosos, como el papel tapiz o las alfombras colocadas contra la base de la pared.

Esto no sólo antiestético y daña los acabados, sino que puede suponer un importante peligro para la salud de los integrantes de la familia, sobre todo para aquellos integrantes que padecen alergias o asma.

Diagnóstico erróneo de Humedad Capilar

La humedad capilar en paredes se confunde, a menudo, con la humedad causada por la condensación (esta es una de las razones más comunes para un diagnóstico erróneo).

Una de las formas más fiables para determinar la diferencia entre humedad por condensación y humedad capilar es comparar la humedad en el contenido de las muestras de la mampostería, o mejor aún del mortero, desde la profundidad del muro y cerca de la superficie interior del mismo; las muestras del interior del muro no estarán húmedas si la condensación superficial es la única causa.

En otros casos, existe un diagnóstico correcto de humedad por capilaridad pero el contratista no la trata. En la mayoría de los casos, se trata de un fallo en la colocación de la capa antihumedad.

En ambos casos, el resultado es un cliente insatisfecho y, a menudo, enfadado, y un sector perjudicado.

La verdad es que la humedad por capilaridad existe y afecta a muchas casas. Es un problema real y serio que requiere ser arreglado con cuidado y atención por profesionales cualificados, por lo que te sugerimos buscar referencias del especialista que contrates para dar solución a tu problema.

 

También te puede interesar leer…